Estudio estructural de un edificio de 1947

Año: 2019- 2020

Descripción:

Este trabajo iba a comenzar como muchos otros, lo que en principio iba a ser proyecto sencillo de acondicionamiento de un espacio interior, se convirtió para el arquitecto en una auténtica pesadilla. Al quitar los primeros revestimientos de los pilares observó grandes grietas transversales, caída del recubrimiento de hormigón de las armaduras e incluso tuberías de saneamiento dentro De la sección de los pilares de los pilares.

La contratación de los servicios de NDT – Atlante tuvo como finalidad poder estudiar en qué situación se encontraba la estructura, completar la información de la estructura debido a carencia de planos históricos que tenía el arquitecto y, aportar una solución de reparación o, de refuerzo, en caso de detectar deficiencias estructurales.

Ante esta situación el arquitecto rápidamente paralizó las obras para que empezáramos con un estudio lo suficientemente detallado que le diera la confianza suficiente para continuar con las obras. El estudio abarcó, tanto suelo, como la cimentación, y los elementos estructurales.

Ante un trabajo de estas características en el que, hay una completa ausencia de documentación gráfica o que, por la antigüedad del edificio no se conserva ningún plano o sencillamente el grado de documentación de la época no era tan profusa como la documentación gráfica de los proyectos actuales, se nos suele pedir que seamos capaces de caracterizar la estructura, tanto en sus parámetros geométricos, como en sus capacidades resistivas.

Para conseguir este fin empleamos tanto técnicas no destructivas como técnicas tradicionales de caracterización de la resistencia de los materiales, y ajustándonos, en todo momento, a normativas españolas y de no existir a otras normativas internacionales de países de primer orden.

Si estructuramos el informe por sus materiales principales en este caso hormigón y armaduras de acero:

Estudio del hormigón:

Este edificio presentaba una complejidad añadida a la antigüedad propia, por una parte, había sido objeto de una intervención en los años 60 y por otra su propio diseño el arquitecto original había decidido que los bajantes de aguas residuales, ejecutados con tuberías metálicas, circularan dentro de los pilares.

 

Estudio de suelo:

Del empleo de estos equipos se pudo mostrar una aproximación bastante cercana a la realidad que luego se pudo comprobar con unas zapatas bajo pilares realizadas con hormigón ciclópeo en forma piramidal y sin armaduras.

 

Fotografías:

Para estudiar la cimentación Atlante dispuso de dos equipos fundamentales un geo radar de doble antena 900 – 500 Megahercios Y un equipo de mini sondeo que nos permite hacer estudios de la cimentación incluso en espacios confinados de alturas de dos metros.